Verano con Aliadas

Un mes a pura fiesta, el comienzo del verano, un nuevo año que se asoma y la vuelta a la playa. ¡Una temporada repleta de ocasiones especiales! Donde podés ser la gran protagonista. Sorprendé a tus clientes con las últimas tendencias y los mejores tips aliados ¡y lográ grandes ventas!

Que el sol no te manche

Consejos para que la exposición solar no deje su huella en tu piel

Con la llegada del verano nos gusta tomar ese color dorado y saludable. Sin embargo, sabemos que es esencial extremar los cuidados para evitar el cáncer de piel, una de las mayores amenazas de la exposición al sol sin protección.
Por otro lado, la prevención ante los rayos solares actúa también sobre otras manchas benignas que pueden aparecer, como los melasmas, que suelen ubicarse en el labio superior, en la frente, en las mejillas o en el puente de la nariz.
¿Por qué se produce esta hiperpigmentación tan común en las mujeres? La causa es que las hormonas sexuales femeninas, estrógeno y progesterona, estimulan la sobreproducción de melanina cuando la piel está expuesta al sol. Ocurre en 10% a 15% de las mujeres embarazadas y en 10% a 25% por ciento de las mujeres que toman anticonceptivos orales.
Si bien el desencadenante primario es hormonal, la luz solar puede conducir al proceso de melasma y exacerbar la afección.
Es importante saber que ante la aparición de cualquier nueva mancha en el rostro o cuerpo, conviene hacer una visita al dermatólogo para que la revise e indique el tratamiento más adecuado: cuanto antes se la trate, habrá más posibilidades de éxito.

Cómo prevenir las manchas solares

Aplicar protección solar siempre. Cualquiera sea el color natural de la piel, es el paso más importante para evitar la hiperpigmentación. Recordar que los rayos del sol afectan la piel incluso en días nublados, así que igualmente hay que proteger al rostro con FPS superior a 30 (dependiendo del tipo de piel). En caso de pieles blancas, que se enrojecen, el FPS recomendado es de 50 o superior.

Evitar la exposición directa al sol en horas peligrosas: esto es, entre las 11 y las 16 horas aproximadamente.

Aplicarlo media hora antes, sobre todo cuando vas a la playa o la piscina. Acostumbrate a salir de casa con el protector aplicado para que, cuando te expongas a los rayos solares, ya se haya absorbido y asentado sobre la piel. La protección solar debe renovarse cada dos horas y cada 30 minutos en caso de cualquier interacción con el agua (ducha, inmersión, etc.).

Utilizar un protector contra rayos UVA y UVB: ambos tipos de radiación son muy perjudiciales para la piel e inciden de manera diferente a lo largo del año. Los UVB tienen más incidencia en verano, mientras que los UVA, en invierno. Los primeros causan dolor cuando hay una sobreexposición (quemaduras), pero en el caso de los UVA, la ausencia de dolor puede ocultar los daños que causan a nuestra piel: envejecimiento, manchas y melanoma (cáncer de piel), entre otros trastornos.

Usar productos que ofrezcan defensa contra la luz visible de alta energía (la llamada luz azul que emiten los dispositivos electrónicos), y que se adapten al tipo y condición de la piel.

Ayudar con otras opciones para protegerse del sol: cremas hidratantes y maquillajes con FPS, brumas faciales que se pueden aplicar como paso final del maquillaje, protectores solares con color, bb creams, hay para todos los gustos.

Cuidado con algunos medicamentos fotosensibilizantes: por ejemplo, anticonceptivos hormonales, antiinflamatorios, corticoides, antihistamínicos, los medicamentos contra la hipertensión o los antidepresivos. Consultar con el médico para despejar dudas.

Nada de perfume o maquillaje: también son agentes fotosensibilizantes, por lo que pueden multiplicar los efectos del sol en la piel. Es el caso de los que contienen aceites esenciales, colorantes y perfumes en general.

Usar sombrero o gorra, indispensables para evitar manchas, especialmente al realizar actividades al aire libre y en las horas de sol más peligrosas.

Evitar el uso de camas solares.

Make Up 24/7

Paso a paso, te contamos los trucos para lograr que el maquillaje luzca impecable durante todo el día..

Se avecinan los días de calor y, si no tomamos los recaudos necesarios, el make up se empieza a desvanecer más rápidamente. ¿Cuál es la clave para que quede impecable de la mañana a la noche o permanezca inalterable durante una fiesta? (sin necesidad de ir retocarse).

Además de cuidar la piel antes de maquillarse, es importante contar con todos los productos, las herramientas específicas y seguir una buena técnica que permitirán realizar un make up a medida.

El cuidado de la piel, el paso básico

Es fundamental cumplir con los rituales de limpieza e hidratación, nunca dormir con maquillaje. Hacer una exfoliación y aplicar una máscara facial por lo menos una vez por semana.
También usar productos que contengan exfoliantes naturales como la Vitamina C y ácidos que ayudan a que la piel se regenere y que el maquillaje se vea mejor y dure más.

Hidratación: una aliada

Mucha gente piensa que hidratarse antes del make up puede hacer que el maquillaje dure menos. Sin embargo, los expertos afirman que, por el contrario, si se aplica la crema hidratante adecuada al tipo de piel, el maquillaje se verá mucho mejor.
Un truco: dejar secar el producto unos minutos antes de aplicar la base de maquillaje.

  • El kit esencial
  • Crema hidratante
  • Brochas, esponjas y pinceles limpios
  • Primers o preparadores
  • Fijador de maquillaje o spray fijador
  • Polvos: son perfectos para matizar, evitar brillos y fijar el maquillaje durante más tiempo
  • Papel absorbente de brillo facial o beauty blotters

Disponer de las herramientas necesarias es fundamental para lograr un buen maquillaje. Cada una tiene su función específica y contribuye a un excelente resultado. Por ejemplo, las brochas con cerdas sintéticas hacen que los productos (sean en crema, líquidos o polvos) se distribuyan de una manera más eficaz. Una esponja de maquillaje también permite distribuir el producto en capas leves y difuminarlo sin desperdiciar.

Consejos

Al maquillar, no aplicar mucho producto de una vez, sino hacerlo en capas leves. Por ejemplo, poner una gota de base de maquillaje con una brocha y agregar más poco a poco.

Hacerlo de la misma manera al poner el polvo. Aplicar capas leves ayudan a que la piel se vea mejor por más tiempo.

Utilizar preparadores o primers (como el fijador de sombras, la pre-base de maquillaje o el preparador de pestañas). Existen para ayudar a que el maquillaje se fije y se vea mejor.

Para las sombras: conviene colocar un poco de corrector sobre el párpado móvil antes de la sombra. Eso ayuda a que se fijen mejor el resto de los productos.

Para la máscara para pestañas: suele suceder que, con el correr de las horas, el rímel se corra. ¿Cómo contrarrestarlo? Con un poco de polvo volátil en las pestañas, aplicado con un pincel muy fino.

Para el labial: una vez aplicada la primera capa, presionar suavemente los labios sobre un papel tissue, para remover el exceso, luego, colocar con una brocha gorda una fina capa de polvo volátil y repetir la aplicación del labial. También se puede optar por los labiales larga duración, que son buenísimos para una ocasión especial. Pero, en el uso diario pueden resecar bastante la piel de la zona. Por eso, para la aplicación frecuente conviene elegir aquellos labiales cremosos que aportan humectación.

Limpiar frecuentemente brochas, pinceles y esponjas de maquillaje para que no se acumule el producto y evitar resultados no deseados.

Spray fijador, el toque final

El fijador de maquillaje es un gran aliado. Se debe aplicar una capa leve de polvo y después el producto en forma de X y después de T en la cara hasta cubrirla completamente. Si vamos a estar en un lugar caluroso y húmedo, repetir estos pasos una o dos veces. Es importante recordar que el maquillaje dura más cuando se sella. Por eso, realizando este procedimiento y dándole a cada producto un poco de tiempo para que se seque y desaparezca naturalmente en la piel, el make up logrará ser realmente 24/7.

Abrumadas por el calor

Llegaron las altas temperaturas y nada mejor que las brumas para refrescarse. Con solo un splash se puede humectar, proteger y revitalizar la piel.

Son el nuevo must have de la cosmética y el verano es su temporada alta. Se pueden usar tanto en casa, como también llevarlas en la cartera para refrescar la piel en cualquier momento del día. No reemplazan a ningún cosmético, sino que constituyen un práctico complemento de belleza. Sus funciones son múltiples: relajantes, refrescantes, energizantes, hidratantes, algunas fijan el maquillaje y hasta tienen protección solar.
Las brumas de última generación no solo brindan agua refrescante, sino también vitaminas, antioxidantes, humectantes, hidratantes e iluminación en una sola pulverización.

Sus ventajas
  • Permiten nutrir la piel y aplicar en cualquier lugar y momento del día.
  • Mantienen intacto el maquillaje, a prueba de irritaciones y sudor.
  • Se adaptan a todos los tipos de piel, e incluso las más sensibles o reactivas pueden utilizarlas.
  • Sus efectos son inmediatos: refrescan, calman e iluminan en un solo paso.
  • Son ideales para la playa, el gimnasio, o un viaje.
  • Algunas protegen de los rayos UV y de la contaminación ambiental.
Cúando aplicarles

Se las puede utilizar de las siguientes maneras:

  • Como un pre-sérum: sobre el rostro limpio, como un preparador de la piel. Colocar la bruma antes del sérum y la crema hidratante.
  • Como un sérum: a continuación seguir con el tratamiento habitual.
  • Como un fijador del maquillaje: en tal caso, aplicar luego de finalizar el make up.
  • Como hidratante: aplicar cuando se sienta que la piel necesita un extra de hidratación o cuando se vea apagada, cansada y opaca.
Distintos componentes

Entre sus ingredientes podemos encontrar desde vitaminas, aguas termales, factor de protección contra la radiación ultravioleta hasta compuestos antiedad o antipolución. Algunas de las sustancias que contienen son:

  • Activos botánicos: brindan beneficios adicionales como acción descongestiva y antiinflamatoria, están en ingredientes tales como el agua de rosas y de azahar, malva, mimosa, lirio blanco, hipérico y hammamelis.
  • Con agua termal de manantial: poseen propiedades calmantes, desensibilizantes y suavizantes.
  • Con ácido hialurónico: hidrata, tonifica y rellena la piel.
  • Con árbol de té: minimiza el aspecto de los poros, regula el exceso de sebo y matifica la piel.
  • Con prebióticos y probióticos: ayudan a hidratar y activar las defensas naturales de la epidermis.

La elección dependerá de nuestro tipo de piel y el efecto buscado.

Cuál elegir
  • Para la piel seca: debe tener buenos humectantes, como la glicerina o el ácido hialurónico, que ayudan a retener la humedad e hidratar.
  • Para la piel sensible: con agua termal o con aloe vera, especialmente beneficioso porque hará que la humedad penetre mejor ya que es una fuente de hidratación, antioxidantes y propiedades regeneradoras.
  • Para la piel normal: la bruma con protector solar es perfecta para el verano y antipolución.
  • Para calmar la piel: el agua de rosas es el ingrediente estrella de las brumas faciales y se lo puede emplear como tónico para equilibrar el pH. También es magnífica la vitamina B5 que hidrata y calma.

Decí adios al pelo graso

Tratamientos y recomendaciones para poner la grasitud capilar bajo control.

¿Tu pelo se engrasa rápidamente? ¿No entendés por qué debés lavarlo cada 24 horas si tu limpieza fue perfecta? Existen varias causas del exceso de grasitud capilar y, por suerte, muchas cosas por hacer para controlarla.

Por qué se produce

El pelo graso se genera cuando los aceites naturales del cuero cabelludo y otros residuos se acumulan en exceso. Entre un lavado y el siguiente, se juntan escamas del cuero cabelludo, suciedad, grasa, contaminación… Todo esto es lo que causa el apelmazamiento y la sensación de pelo graso.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que la grasa, que tanto nos molesta, es necesaria para tener un cabello saludable.Tanto ésta como el sudor, son elementos imprescindibles para el perfecto equilibrio del cuero cabelludo y el desarrollo del cabello. La grasa lubrica y protege, preserva la humedad de la piel y tiene propiedades bactericidas y fungicidas. Además, es la responsable de aportar brillo al cabello. Pero, en exceso, no nos favorece y es necesario combatirla.

Factores que influyen

El uso de ciertos medicamentos y la alimentación pueden provocar una alteración de las glándulas sebáceas, productoras de la grasa.

Trastornos emocionales o nerviosos como el estrés, la fatiga o la ansiedad pueden favorecer el incremento de grasa en el pelo.

Productos irritantes y astringentes que resecan el cuero cabelludo.v

La temperatura ambiente de lugares cerrados y concurridos, puestos de trabajo –como cocinas o espacios pequeños– o accesorios, como cascos y gorros, pueden empeorar este estado.

10 consejos antigrasitud

1. Cepillar el pelo antes de lavarlo: poner la cabeza hacia abajo y cepillar para eliminar los posibles residuos de la polución o de los productos de fijación.

2. No frotarlo en exceso: hacer un lavado suave acompañado de movimientos circulares durante al menos un minuto. De esta forma se activará la circulación y los depósitos de sebo se moverán y eliminarán.

3. Se puede lavar el pelo a diario: no produce más grasa, ese es un mito. La única condición es no frotar en exceso ni utilizar productos muy astringentes. Optar por un champú neutro sin parabenos, siliconas ni sulfatos, con ph 5.5 y solo una enjabonada, será más que suficiente.

4. Evitar los productos de alta fijación, como los geles, gominas o lacas muy fuertes.

5. Lavar con agua tibia: abre la cutícula y permite que se elimine la grasa y los restos de residuos del producto. El agua caliente abre la cutícula en exceso y estropea el pelo; el agua fría no limpia en profundidad.

6. No tocarse el pelo constantemente: se ensucia mucho más rápido.

7. Utilizar acondicionador: al contrario de lo que mucha gente piensa, este producto no engrasa el pelo. Es un desenredante muy necesario para el equilibrio de medios y puntas.

8. Cuidado con la plancha o las herramientas térmicas: los cabellos grasos no soportan temperaturas altas, así que si no queda más remedio que utilizarla, no subir a más de 150 grados.

9. Secar el cabello con intervalos de aire frío y calor: además de dar más volumen al cabello, hará que dure más tiempo limpio.

10. Cuidar los hábitos alimenticios: evitar el exceso de grasas saturadas como quesos, margarinas, aceites vegetales como el de girasol, embutidos o salsas como las mayonesas.

Los pies suelen ser los “olvidados” de nuestro cuerpo, pero cuando llega el verano, cobran gran protagonismo. Por eso, te ofrecemos una guía de cuidados para lucirlos perfectos en la nueva temporada.

Los pies son sin duda la parte del cuerpo que más sufre: están sometidos a unos 6.000 movimientos diarios, deben soportar el peso corporal, soportar el roce continuo con el calzado y la falta de ventilación.
Sin un cuidado específico, la piel de los pies se vuelve áspera y rugosa, llegando a formarse callosidades en los dedos y grietas en el talón y en la planta.
Para evitarlos, es necesario recurrir a un plan integral con cuidados intensivos que ayudará a lucir unos pies lindos y, sobre todo, sanos.

Pedicuría en casa

Sin la necesidad de ir a un instituto de belleza, podemos hacer un tratamiento integral para pies en nuestra propia casa. Estos son los pasos a seguir:

Pediluvio: poner los pies en agua tibia de 10 a 20 minutos. Se le puede agregar al baño algún producto específico como las sales aromáticas, los líquidos antisépticos o unas gotas de aceites esenciales. También dan buen resultado el bicarbonato (ideal para desinfectar, blanquear y limpiar los pies), la sal gruesa (desinflamante) o un chorrito de glicerina pura (mantiene la piel hidratada).

Crema ablandadora: su aplicación ayuda a suavizar la piel y a disipar durezas. La mayoría de estos productos contienen ácidos orgánicos frutales.

Crema removedora: estos productos contienen partículas que remueven las células muertas de la epidermis, dejando la piel de los pies suave y tersa. Aplicar, dejar actuar y enjuagar bien.

Corte de uñas: conviene hacerlo con un alicate para evitar que se deshojen. El corte debe ser recto, nunca en forma redondeada porque la uña puede encarnarse. Luego, pasar una lima para darle forma ligeramente cuadrada. Las cutículas no se deben cortar. Lo mejor es empujarlas con un palito de naranjo y eliminar los pellejitos con un alicate. Aplicar crema en las uñas y alrededor de las cutículas. Esperar 5 minutos, retirar y cepillar las uñas.

Hidratación y masajes: para finalizar aplicar una crema nutritiva con masajes para que el producto se incorpore a la piel. Luego, ponerse unas medias de algodón y dormir con el producto puesto. Al levantarse, estarán más suaves que nunca.

Exfoliación profunda

Lo ideal es realizarla una vez por semana. Estos son sus beneficios:

Además de eliminar las células muertas, ayuda a que las cremas penetren mejor.

Para realizarla, se debe usar jabones y productos exfoliantes específicos para los pies. Aplicarlos con un masaje circular en los talones y plantas de los pies húmedos.

Enjuagar y, con los pies mojados, pasar suavemente una piedra pómez o una lima por las partes endurecidas. Realizar pequeños movimientos circulares en áreas claves como talones, plantas y laterales. Evitar pasar estos accesorios sobre la piel seca.

Luego enjuagar y secar bien, sobre todo entre medio de los dedos.

El esmaltado

Luego de la pedicuría, se puede optar por dejarlas naturales, para lo cual se puede aplicar esmaltes y productos fortalecedores de la uña, o bien añadir color. Tonos hay muchísimos y cada vez más atractivos. Algunos consejos para elegir el tono más favorecedor:

Para pieles claras hay colores como el rosa, algunos tonos morados o frambuesa que quedan muy lindos y elegantes.

Para las pieles morenas, los tonos llamativos como el rojo, coral o el naranja son los más recomendados.

Por último, si la piel está muy bronceada, optar por tonos tierra, rosados o corales que quedan preciosos.

Para las amantes de lo clásico, la pedicura francesa es el must veraniego por excelencia. Se le puede agregar detalles diferentes, por ejemplo, pintar la línea blanca de otro color, dejarla mucho más ancha, optar por tonos más fuertes, mezclar mate y brillo o incorporar un toque original dejando una uña —preferiblemente la del dedo anular— con un glitter plata o incluso con un nail art en tonos suaves.

En cuanto al glitter, las tonalidades plata y oro son perfectas para la noche, pero también existen en otros colores y quedan igual de bien… ¡Será cuestión de probar!

Cómo lograr ondas playeras en tu pelo sin salir de casa

Es un look versátil, fresco y descontracturado, que se adapta a distintos largos. Se trata de las beach waves: ondas súper relajadas y de aspecto natural que dan la sensación de haber salido recién del mar, con el viento secándonos la melena.
Lo bueno es que son fáciles de hacer: sólo se necesita los productos de peinado adecuados y algunos trucos. El secreto de las ondas de playa está en la sal marina y se puede “copiar” utilizando sprays texturizantes especiales a base de sal marina.

Cómo adaptarlas al tipo de pelo

Las ondas “surferas” pueden hacerse en cualquier tipo de cabello, sólo hay que tener en cuenta que, en pelo corto, se necesita un pequeño rizador y una laca de fijación más fuerte. En cambio en el pelo largo, que es perfecto para este peinado, no hace falta rizarlo todo. Dejar siempre unos centímetros en las raíces y los extremos.

Paso a paso

Este peinado no tiene que ser demasiado perfecto ni simétrico, lo que es ideal para principiantes. Así se realiza:

Preparación
Lavar el pelo y dejarlo secar en forma natural. Aplicar una espuma voluminizadora sobre el cabello ligeramente húmedo. Tomar un mechón por vez y masajear el producto en las raíces del cabello. Dejar que el pelo se termine de secar al aire.

División en secciones
Una vez seco, separar el cabello en secciones horizontales, de abajo hacia arriba. Si el pelo es fino, dividirlo en tres secciones. Si es más grueso, conviene dividirlo en cuatro.

Rizado
Comenzar por la sección inferior, manteniendo el resto del pelo recogido, y utilizar un rizador o una plancha para crear ondas en esa parte de la cabellera. Siempre trabajar con mechones pequeños. Para lograr un resultado natural, utilizar el instrumento a temperatura baja o media y con un producto termoprotector que dará una bonita forma a los rulos, sin dañar el cabello.

Suavizar las ondas
Después de unos minutos, cuando los rizos ya no estén calientes al tacto, pasar suavemente los dedos por el cabello. Para crear más volumen, hacer un movimiento de abajo hacia arriba y evitar usar un peine o un cepillo ya que estos pueden causar frizz.

Aplicar fijador
Para mantener el peinado durante más tiempo, terminar con un spray fijador de peinado.

Conocé el abecé de las familias cítricas y frutales, las protagonistas de las fragancias del verano

"El perfume es el complemento invisible y esencial, la firma de tu estilo personal", decía Coco Chanel, que sabía mucho de belleza. Cuando llega el verano se lanzan nuevos aromas, ligeros y refrescantes, ideales para disfrutar en los días de calor. Los perfumes cítricos y afrutados son los preferidos para esta temporada porque nos envuelven con sus fragancias que nos recuerdan las frutas más frescas y livianas.

A continuación, todo lo que debés de estas familias aromáticas.

Familia cítrica

Inspirada en el limón, la lima, la naranja, el pomelo, el petit-grain (naranjo agrio) y la mandarina, esta familia se destaca por su frescura y ligereza. Suelen ser fragancias suaves y elegantes, con un toque ácido, unisex y perfectas para cualquier estación.

Aromas frutales

Aportan dulzura y transmiten luminosidad y alegría a toda la fragancia. Ingredientes como el melón, el ananá o piña, la papaya y la sandía son algunos de los más utilizados. Esta familia es reconocida por sus notas chispeantes y juveniles, las cuales son fáciles de localizar al inicio de la pirámide olfativa.

Fragancias cítricas y afrutadas

Al combinar la elegancia de un cítrico con la dulzura de una fruta se logra un balance perfecto. El resultado es un perfume con notas de salida ideales para usar durante la primavera y el verano.

Cómo elegir el perfume de acuerdo a la piel

Varios factores afectan la fragancia de la piel, como la oleosidad, el nivel de transpiración, medicamentos y el pH. El tipo de piel también influye en la duración del perfume, por ejemplo, las pieles oleosas e hidratadas tienden a mantener la fragancia por más tiempo.

Recomendaciones:

Pieles grasas: son las más difíciles ya que reducen las emanaciones del perfume. En estos casos conviene usar fragancias que contengan cualquier sustancia cítrica, una de las más fuertes y duraderas.

Pieles secas: toleran muy bien todo lo que tenga que ver con lo amaderado y lo oriental.

Pieles normales: no tienen mayores problemas. Todos los aromas les quedan bien.

¿Sabías que...?

… Ser pelirroja, morena o rubia influye en la duración del perfume?

Morena: esta piel es generalmente más oleosa y las fragancias duran más. Las esencias orientales tienden a ser las favoritas.

Pelirroja: las pieles claras se adaptan mejor a creaciones florales de larga duración. Generalmente tienen una piel seca y las fragancias se evaporan fácilmente.

Rubias: tienen una piel muy clara y delicada, incompatibles con fragancias que contengan muchas notas verdes.

Productos para lograr un dorado saludable y luminoso al instante, y lucir un rostro impactante.

Es posible disfrutar de un look natural, sun kissed, sutilmente dorado, sin tomar sol. ¿De qué manera? Mediante los productos bronceadores que nos dan esa apariencia y mayor vitalidad al rostro sin exponernos a riesgos.
Uno de esos aliados es el bronzer: un polvo que sirve para darle al maquillaje un acabado bronceado. Aunque suele confundirse con los tonalizadores, que son mate y se aplican luego de la base y el polvo volátil para modificar visualmente la forma del rostro, el bronzer, en cambio, es para realzar o lucir un look bronceado.
Hay distintas presentaciones de productos bronceadores. Los que vienen en barra, crema y mousse, suelen contar entre sus ingredientes con sustancias hidratantes. Mientras que los polvos y perlas tienen una textura ligera y las últimas, resultan más fáciles de difuminar.

Sus funciones

Brindan una apariencia más bronceada.
Crean dimensión en el rostro.
Dan calidez.
Mayor vitalidad

Es posible disfrutar de un look natural, sun kissed, sutilmente dorado, sin tomar sol. ¿De qué manera? Mediante los productos bronceadores que nos dan esa apariencia y mayor vitalidad al rostro sin exponernos a riesgos.
Uno de esos aliados es el bronzer: un polvo que sirve para darle al maquillaje un acabado bronceado. Aunque suele confundirse con los tonalizadores, que son mate y se aplican luego de la base y el polvo volátil para modificar visualmente la forma del rostro, el bronzer, en cambio, es para realzar o lucir un look bronceado.
Hay distintas presentaciones de productos bronceadores. Los que vienen en barra, crema y mousse, suelen contar entre sus ingredientes con sustancias hidratantes. Mientras que los polvos y perlas tienen una textura ligera y las últimas, resultan más fáciles de difuminar.

Cómo aplicarlo

La regla número uno es “menos es más”. Bastan unos ligeros toques del producto para lograr el resultado buscado.
Te explicamos el paso a paso:

Colocar el corrector y maquillaje en el rostro de forma habitual.

Acariciar de costado con una brocha grande, de corte redondo, la pastilla del polvo. Así ésta se cargará de la cantidad de producto necesaria. Poner un toque liviano en frente, pómulos, tabique de la nariz y mentón, y difuminar. Esto dará un efecto de bronceado natural, porque al tomar sol, son las zonas que están más expuestas.

Tomar poco bronzer y no olvidar retirar el exceso de producto de la brocha e ir aplicando poco a poco, de forma gradual. El objetivo es conseguir un look natural, exagerar con la cantidad de producto podría generar la sensación de un make up manchado o mal distribuido.

Es importante la prolijidad y tener paciencia para evitar accidentes.

No es necesario retocar ya que tiene larga duración.

Para un bronceado total

Si la idea es darle al rostro un efecto bronce completo, se debe tomar poco producto en la brocha y dibujar pequeños ochos en todo el rostro. Empezar por la raíz del cabello y las sienes, descender por el contorno de la cara para crear profundidad desde la frente hacia abajo, hasta llegar a la barbilla y continuar hacia el otro lado del rostro. Sin agregar más producto, dibujar con la brocha dos grandes ochos en la zona central de la cara para iluminar.

Texturas y colores

Lo ideal es optar por uno o dos tonos más que la piel y preferir los satinados para potenciar el bronceado y dar luz al rostro. Consejos:

Para las morenas: elegir un tono que sea más oscuro que la piel, pero sin exagerar.

Para quienes tienen tez blanca: optar por tonos más claros. No usar una base muy naranja, sino más bien tirando a beige.

Para la piel apagada o seca: evitar los acabados mate y preferir el efecto brillo porque actúa como reflectante y ayuda a difuminar pequeñas imperfecciones y arrugas.

Consejos

Un secreto para evitar un make up recargado, es poner el bronzer luego de la BB cream o cremas con color.

Para dar los toques finales, se puede usar un blush color durazno o rosado para resaltarlo aún más.

Para dar un efecto radiante, usar un iluminador que ayude a resaltar los pómulos y la mirada.

Es fundamental aplicarlo también en el cuello y el escote.

Trucos de make up para intensificar la mirada según la forma de los ojos

El objetivo del maquillaje es resaltar los mejores rasgos de nuestro rostro y disimular las imperfecciones.
En el caso de los ojos hay mucho por aprender, ya que tienen distintas formas y tamaños que podemos favorecer a través de las técnicas adecuadas.
Lo primero que debemos hacer es identificar la forma de los ojos: ¿son hundidos, juntos, separados, saltones, caídos, pequeños, rasgados, almendrados? Te damos las claves para reconocerlos y los mejores trucos para maquillarlos y lograr una mirada impactante.

Ojos caídos o tristes

Son aquellos en los que sus extremos caen de forma natural ocultando el párpado móvil. En este caso, lo ideal es usar sombras con textura mate.

Make up:

La primera medida para maquillarlos es evitar el uso de sombras oscuras sobre todo en el párpado; esto provocará que los ojos se vean más pequeños y cerrados.

Comenzar aplicando el tono más claro sobre el hueso de la ceja, a lo largo de las pestañas superiores y del extremo interior de las pestañas inferiores.

Luego, aplicar la sombra de tono intermedio justo encima del pliegue.

Delineado: realizar terminaciones hacia arriba, para “levantarlo” visualmente. Aplicar máscara en pestañas superiores e inferiores.

Ojos hundidos

Son aquellos en los que el hueso de la ceja es más notable. Lo ideal es usar sombras en tonos claros como beige, bronce o champagne para iluminarlos y así aumentar su apertura visual. Make up:

Aplicar el tono más claro de sombra sobre el hueso de la ceja, el párpado móvil y a lo largo del extremo interior de las pestañas inferiores, para dar luz a la mirada.

Usar un tono intermedio en la parte superior del pliegue y extender a lo largo del hueso de la ceja para dar algo de color.

Utilizar un tono más oscuro para delinear las pestañas superiores e inferiores y difuminar hacia el exterior en forma de V.

Realizar un delineado delgado al ras de las pestañas superiores y esfumarlo.

Arquear las pestañas antes de aplicar la máscara.

Ojos pequeños

¿Son considerablemente más chicos que otras facciones de tu rostro? Entonces siempre deberás usar una sombra clara en todo el párpado móvil y, si se desea poner una un poco más oscura, utilizar las que son en color bronce, mauve (o malva, un intermedio entre el rosa y el morado) o durazno

Make Up:

Antes de comenzar, verificar que las cejas estén prolijas; un buen perfilado es esencial para no achicar los ojos aún más.

Aplicar sombras claras en el párpado móvil y recordar iluminar la zona del lagrimal.

Delineado: realizar un trazo muy fino, con colita.

Otra opción: delinear la línea de agua inferior con un lápiz blanco o color crema, y luego delinear debajo de las pestañas con un tono más oscuro. De esta manera se logrará definición y mayor apertura.

Arquear las pestañas y aplicar una máscara que las alargue para potenciar la mirada.

Ojos asiáticos

En ellos no se identifica el pliegue y parece que solo hay un párpado. Es muy importante evitar las sombras de tonos muy claros y centrarse en destacar la línea de las pestañas y los extremos exteriores para proporcionar una mayor dimensión.

Make Up

Aplicar la sombra más oscura en la línea de las pestañas y poner sombra más clara poco a poco hasta llegar al tono más claro de luminosidad en el hueso de la ceja.

Trazar una línea muy fina al ras de las pestañas superiores con un delineador líquido. Finalizar con un poco de máscara en las pestañas superiores.

Ojos saltones

Tienen forma redonda y normalmente son grandes. El objetivo en este caso será el mismo que para los caídos, conseguir unos ojos rasgados hacia arriba. Siempre usar sombras matte de tonos medios a oscuros.

Make up:

Aplicar un tono claro sobre el lagrimal y el hueso de la ceja para dar luz a la mirada.

Continuar con un tono intermedio, en el párpado y en la línea de las pestañas.

Finalmente, utilizar el tono más oscuro en el tercio externo del ojo en forma de V girada. Difuminar bien hacia afuera.

Delineado: trazarlo rasgado hacia afuera, en negro o marrón, esfumarlo con un pincel y no olvidar delinear la línea de agua.

Aplicar máscara de pestañas, concentrándose en aquellas que estén más alejadas del lagrimal, para lograr “estirar” más el ojo.

Ojos almendrados

Son los más fáciles de maquillar ya que presentan una mayor simetría. Son estrechos y de forma oval.

Make Up

Empezar aplicando el tono más claro, para iluminar, en todo el párpado hasta el hueso de la ceja.

Continuar poniendo un tono intermedio en el pliegue del párpado comenzando en el extremo exterior y difuminar.

Finalizar poniendo el tono más oscuro dos tercios de la línea de las pestañas superiores hasta el pliegue.

Delineado: dibujar una línea ligeramente ascendente que vaya desde el extremo interior de la línea de las pestañas superiores y terminar poco más allá del rabillo del ojo.

Finalizar con máscara de pestañas en los extremos del ojo para dar fuerza a la mirada.

Ojos juntos

Se considera que una persona tiene los ojos juntos cuando los ojos guardan entre sí una distancia menor a la de un ojo. En este caso se usarán los colores más intensos en los extremos externos y los más claros en el lagrimal para dar más luz y amplitud.

Make up:

Para separar ópticamente el ojo, aplicar una sombra más clara sobre el hueso de la ceja y párpado.Poner un punto de luz en en el lagrimal.

Usar un tono intermedio en el lado exterior del pliegue del párpado y extenderlo hacia el centro y hacia la ceja.

Por último, aplicar una sombra más oscura en la parte externa del ojo hacia arriba hasta el área externa del pliegue.

Delineado: en las pestañas superiores e inferiores desde el centro del iris hasta más allá del final del ojo. Aplicar máscara de pestañas en las pestañas superiores e inferiores.

Ojos separados

Esta forma se caracteriza por tener más de un ojo de separación entre los mismos. En este caso, se disimula el espacio extra aplicando sombras más oscuras en la parte interna del ojo.

Make up:

Para juntar los ojos ópticamente, debemos aplicar el tono más claro sobre el hueso de la ceja para dar luz y levantar la mirada.

Luego, continuar con un tono intermedio desde el lagrimal hacia la parte exterior del pliegue del párpado.

Usar un tono más oscuro para dibujar la línea de las pestañas superiores hasta el pliegue del ojo.

Delineado: debe ser delgado tanto en la parte superior como en la inferior del ojo. Por último, aplicar un ligero toque de máscara sobre las pestañas superiores e inferiores.

Salvá tu pelo

Recuperá la vitalidad y lucí una cabellera linda y saludable en el verano.

Con la llegada de los días de calor, se multiplican los factores ambientales que conspiran contra la salud y la belleza del pelo. El sol, el viento primaveral, y más adelante el agua salada y el cloro de las piscinas, nos obligan a poner mayor atención en nuestra melena.
Sin embargo, no todos los factores provocan el mismo daño capilar. Por ejemplo, el aire caliente y los rayos UV absorben la humedad y el agua del interior del cabello, poniéndolo opaco, áspero y sin vida. En cambio, la salinidad del mar empeora notablemente el frizz; mientras que el cloro, además de resecar, puede decolorar cabelleras rubias. Por eso, tené en cuenta los cuidados y productos específicos que ayudan a solucionarlos y prevenirlos.

Falta de brillo

Evitar el exceso de tratamientos químicos que dañan las cutículas capilares, impidiendo que la luz se refleje y genere brillo.

Usar acondicionador con componentes nutritivos para finalizar el lavado, ya que cierran la cutícula y alisan la superficie del pelo. Podés optar por los que son para pelo seco y que nutren en profundidad.

Evitar lavarse con agua muy caliente, ya que seca el cuero cabelludo, debilita el pelo y lo hace más propenso al frizz. El lavado debe hacerse con el agua a temperatura tibia, esto alisa las cutículas y, además, agrega brillo.

Sequedad

Usar champúes y acondicionadores con pocos detergentes y especialmente indicados para pelo seco.

No abusar del champú: utilizar productos en grandes cantidades puede tener el efecto adverso. Colocar tanto champú como el tamaño de una almendra y repartir uniformemente por toda la cabeza.

Realizar nutriciones profundas cada semana o cada 15 días. Aplicar las máscaras a través de un masaje, así se estimulará la circulación sanguínea.

Evitar el uso del secador de pelo. Restringir la planchita alisadora y la “buclera”. La utilización de estos aparatos a diario puede reducir dramáticamente la hidratación natural del cabello.

El cepillado debe ser suave, con un cepillo de cerdas naturales.

Usar productos con filtros UV al exponerse al sol, que envuelven la fibra creando una capa protectora.

Pelo con frizz

Elegir productos específicos para este problema, como las cremas para peinar. Aportan disciplina al cabello, haciendo que la cutícula se ordene, lo que permite que se vea más lacio y con menos volumen, como si tuviera un mayor peso. Aplicar el tamaño de una nuez en la palma de la mano, esparcir sobre el pelo y armar el peinado. Estos productos no precisan enjuague.

Utilizar aceites esenciales. El de argán es uno de los más efectivos porque nutre en profundidad, repara la fibra capilar y actúa como un filtro que protege al cabello. También se puede optar por los de coco, almendras, palta y oliva.

Un buen truco para reducir el frizz es colocar sobre el cabello húmedo algún acondicionador sin enjuague o crema para peinar, atar el pelo sin apretarlo mucho y dejarlo así durante un rato.

Puntas florecidas

La forma más efectiva de terminar con el problema es cortarlas. Eso ayudará a mantener el cabello en buenas condiciones. De lo contrario, el pelo crecerá en mal estado.

Evitar el uso del secador y otras fuentes de calor.

Utilizar productos específicos para las puntas como las siliconas, que ayudan a reparar la hebra y la protegen de una posible abertura.

Cabello quebradizo

Si el pelo es propenso al quiebre, es importante utilizar siempre acondicionador. Este le proporciona al cabello la hidratación necesaria para mantenerlo fuerte.

No desenredar el cabello con un cepillo; optar mejor por un peine, si es posible de madera.
Para peinar el cabello húmedo, aplicar algún acondicionador y peinar con un peine de dientes anchos.

Dejar el cabello suelto la mayor cantidad de tiempo posible, en especial al momento de dormir. También para que se seque al aire libre.

Evitar atarse el pelo con “colitas” que tengan unión de metal.

Acné, apto para todo público

No solo ocurre en los adolescentes. Puede aparecer también en la adultez por causas hormonales, estrés y alimentación. Cómo combatirlo.

El acné no solo afecta a los jóvenes, sino que el acné adulto también existe. Mientras que en los jóvenes se presenta por lo general en la zona 1, en frente y nariz, con comedones y puntos negros, en los adultos es más frecuente que aparezca en la zona U (los ángulos mandibulares, la zona peribucal y el cuello) y con lesiones de tipo inflamatorias.

Sus signos

El acné es un trastorno crónico que se manifiesta de distintas formas:

comedones (puntos negros)

pápulas (o lesiones rojas del acné)

pústulas (lesión con pus del acné)

nódulos (o quistes que se tocan y se palpan como bolitas)

El acné tardío aparece a partir de los 30 años. En el caso de las mujeres, incluso puede darse durante la menopausia.

Sus causas

Son multifactoriales: bacterianas, por estrés, genéticas o constitucionales y hormonales. También puede deberse al cigarrillo, café y algunos medicamentos o vitaminas.

Cómo se trata

En casa:

Desmaquillarse el rostro diariamente
Usar los geles y lociones recetadas por el dermatólogo/a
No friccionar ni tocarse las zonas con acné
Aplicar siempre pantalla solar y utilizar productos hipoalergénicos y oil-free.

En el consultorio

Cuando la causa es bacteriológica, el médico especialista receta antibióticos orales para aplacar la inflamación que produce la bacteria y estimular la respuesta cicatrizante del organismo. Si la principal causa es la piel grasa, la solución son aquellas lociones y geles especiales que "secan" la piel. Además, se combinan con otros métodos (peelings, microdermoabrasión, fototerapia, etc.) de acuerdo a la incidencia del acné.
Cuando la causa es hormonal, se prescriben antiandrógenos orales que atacan directamente la disfunción hormonal.

Métodos para quitar las marcas del acné

Peeling químico: se aplican distintas sustancias (ácido de las frutas, ácido salicílico o el ácido tricloracético). Las aplicaciones se hacen sobre la zona afectada produciendo la descamación de la piel hasta borrar los granitos o las cicatrices leves.
Microdermoabrasión: es un pulido mecánico que tiene como finalidad limpiar la piel de impurezas. Muy usado en el acné leve, también se lo combina con otras técnicas para obtener un resultado más efectivo.
Inyecciones: el ácido hialurónico se puede inyectar bajo las cicatrices para rellenarlas.
Láser: se utiliza en todos los casos de acné para tratar los granitos, inflamaciones y secuelas

Cuidados para la piel acneica

-Hidratarse con abundante agua (2 litros por día).
-Comer menos cantidad de harinas, lácteos, azúcar blanca y alimentos procesados, y mayor cantidad de frutas y verduras, en lo posible, orgánicas.
-Hacer actividad física.
-Controlar el estrés.
-Estar atentos a desórdenes hormonales, y ante la sospecha, consultar a un profesional.
- Evitar la tentación de tocar los puntos negros, las espinillas y otras imperfecciones, con los dedos o con cualquier otro objeto. Cuando se los presiona demasiado se pueden dañar las venas finas, las glándulas y los tejidos que los rodean, lo que puede empeorar los síntomas del acné y aumentar el riesgo de que se formen cicatrices.