Especial de
temporada


Te contamos todo lo que tenés que saber para asesorar a las clientas de tu farmacia con todas las novedades aliadas de la Primavera: lanzamientos, tips, y mucho más.
¡Te ayudamos a potenciar tus ventas!


Protectores solares: para defendernos del fotoenvejecimiento

Son productos indispensables no solo para combatir las arrugas, sino también para la buena salud dermatológica.

Siempre son nuestros aliados. Los protectores solares son efectivos para el cuidado de la piel ante diferentes tipos de radiaciones como la solar y la luz azul de pantallas. Además, previenen la pigmentación y la formación de radicales libres. Y debemos usarlos todo el año. ¿Por qué? Si no se toman las debidas precauciones el sol puede causar envejecimiento prematuro de la piel, generar manchas y arrugas, arañitas, aumentar el tamaño de los lunares, producir ampollas y lo que es aún más grave desencadenar un cáncer de piel, la forma más frecuente de esta enfermedad y que continúa en aumento año a año.

Sobre los rayos solares

El sol emite dos tipos de rayos ultravioletas, ambos perjudiciales para nuestra piel, los UVB y los UVA. Los UVB son más intensos entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, horario en el cual se recomienda no exponerse al sol, ni siquiera con protector. Por otra parte, los UVA son altos durante todo el día, incluso a las 8 de la mañana o a las 6 de la tarde. Es importante destacar que estos rayos son nocivos durante todo el año y atraviesan vidrios. Por ejemplo, si se pasa mucho tiempo detrás de un ventanal o manejando un vehículo, también debe usarse protector solar.

Cómo cuidarnos

Lo más importante es utilizar protectores solares de amplio espectro, que tengan cobertura para ambos tipos de rayos ultravioletas. Esto debe estar explicitado en la etiqueta del producto. Consejos:

  • El factor del protector solar (FPS) deberá ser idealmente igual o mayor a 50. Se recomienda usar el mismo factor para todo el cuerpo. Si existen otros problemas cutáneos previos, consultar con un dermatólogo/a.
  • Aplicar una buena cantidad de protector en todo el cuerpo (para un adulto sería el equivalente a un pocillo de café), 20 a 30 minutos antes de exponernos al sol.
  • Ponerse en “zonas olvidadas” como las orejas, el dorso de las manos y de los pies y en el cuello. No olvidar que todas las partes del cuerpo las afecta el sol por igual.
  • Reaplicar el protector cada dos horas, o luego de transpirar mucho o ir al agua.
  • No reducir el factor del protector solar a lo largo del tiempo, incluso, si es necesario, usar uno más alto. Estar más bronceados no implica que ya no necesitemos protegernos, sino lo contrario. La piel bronceada ya sufrió daño, y debemos seguir cuidándola.
  • Los niños menores de un año no deben exponerse al sol pleno. Para exposiciones cortas, se puede colocar un protector solar especial para niños, a partir de los 6 meses.
  • Los labios son un punto de gran atención, ya que suelen agrietarse con mucha facilidad. Para prevenir esto se recomienda aplicar un bálsamo labial reparador para una hidratación duradera.
  • El cuero cabelludo es otra zona que se debe proteger, más aun en el caso de que haya poco cabello o muy fino. Es bastante habitual el caso de hombres con lesiones malignas en el cuero cabelludo o en las orejas debido a la falta de cuidados en esas zonas. En estos casos lo indicado es el uso de los protectores solares en spray ya que permiten una correcta colocación en el cabello.

Una opción para cada necesidad

  • Piel grasa o acneica: elegir productos con texturas muy livianas que contengan ingredientes que ayuden a controlar el brillo durante el día.
  • Piel mixta: se puede optar por los protectores solares con color efecto matificante. Controlan la oleosidad y cubren dando un tono natural.
  • Piel seca: son ideales con texturas untuosas. Los que contienen color unifican el tono, son perfectos para reemplazar el maquillaje, protegen del sol y aportan hidratación a la piel.
  • Antiarrugas: cuando estamos de vacaciones o con poco tiempo pueden reemplazar la crema de tratamiento, ya que además de proteger la piel tienen activos antiarrugas.
  • En aceite: son ideales para quienes quieren protegerse pero buscan también un buen bronceado. Logran un mejor tono, a la vez que humectan la piel, dejándola muy suave.
  • En spray: son prácticos y de fácil colocación. Se trata de texturas muy livianas que se absorben inmediatamente. No rociar directamente sobre el rostro, sino ponerlo en la mano y luego aplicar.
  • Piel con manchas: son para personas que tienen o que las han tenido y quieren evitar que vuelvan. Se pueden utilizar durante todo el año. Son el complemento ideal de cualquier tratamiento despigmentante.

Las 7 tendencias del make up de primavera

Naturalidad, brillo y color son las claves para la nueva temporada..

Luego del invierno, la primavera nos invita a reverdecer junto a la naturaleza y ponernos lindas con sus nuevos colores, looks ciento por ciento naturales, apuestas a las pieles cuidadas y a la mirada como protagonista.

Te contamos las nuevas tendencias en maquillaje para que reinicies tu belleza en septiembre.

  1. Ojos para brillar: sombras de colores, delineados originales, glitter... las miradas se llevarán toda la atención. La paleta de sombras de la primavera invita al color y a las texturas más luminosas. Los tonos de la temporada son los neutros con toques de naranja, rojo o durazno; otra opción son el combo de azules, morados y cobres. El rosa también es tendencia. Las sombras pueden alargarse creando un efecto foxy hasta la sien, de forma ascendente, partiendo del lagrimal y coloreando todo el párpado móvil. ¡Impactante!
  2. Máscaras de pestañas de colores: en tonos divertidos, como el frambuesa, para dar un ligerísimo color en las puntas de las pestañas o en azul intenso, combinado con sombras verdes o amarillas. Las puntas doradas son otra propuesta, con sombra amarilla quedan espectaculares.
  3. Skin yoga. La piel de yoga o glossy skin vuelven a ser tendencia este año. Es una piel luminosa, con aspecto resplandeciente y natural, como cuando salimos de una clase de yoga. ¿Notaste que el rostro se ve descansado y rozagante? Para lograrlo hay que empezar por la limpieza de la piel y posteriormente aplicar una crema hidratante, eso es lo que le dará un efecto húmedo. Otro truco es mezclar la base de maquillaje con una gota de sérum y una gota de iluminador. Luego de esta preparación de la piel la tendencia es aplicar una base en tonos nude, sin resaltar ninguna zona del rostro en especial, y un suave contouring que defina los rasgos sin romper la naturalidad.
  4. Delineados atrevidos. Siguen en tendencia los estilos foxy eyes y siren eyes. Otra opción es el floating eyeliner, un trazo con sombra cremosa a todo color por encima del párpado móvil. El underliner blanco también es tendencia y se usa en el párpado inferior al estilo foxy invertido. Otro must es el delineado doble. Se realiza juntando el eyeliner superior con el inferior, consiguiendo un delineado doble cuyas líneas se encuentran en el rabillo del ojo. Supersensual. El delineado brillante es furor: se hace un eyeliner con incrustaciones o strass. Es para pestañar y deslumbrar en una noche de verano.
  5. “Diamantes” en la piel. Las firmas Fendi, Acne Studios y Etro en sus desfiles de la Semana de la Moda de París mostraron su destreza con la pedrería en todo el rostro, en los labios y en la zona del contorno de ojos: perlas que reemplazan las líneas del delineador, las sonrisas revelan pedrería dental, las lentejuelas iluminan el escote y las plumas se deslizan hacia las pestañas. Ya son muchos los maquillajes que cuentan con este accesorio, que marca un antes y un después en un look.
  6. Gloss, gloss y más gloss... Es el producto cosmético estrella de la década de los 2000, que vuelve con fuerza entre las tendencias de maquillaje de primavera: el gloss, o brillo de labios, en su versión inicial. Transparente o aplicado sobre el lápiz de labios para conseguir un efecto plump. ¿La buena noticia? Las últimas fórmulas están repletas de ingredientes hidratantes y nutritivos, como el ácido hialurónico, nada que ver con las texturas pegajosas de la época.
  7. Cejas naturales. Aunque las tendencias de las cejas están en constante cambio, para esta temporada llevarlas de manera natural, tupidas y cepilladas hacia arriba será lo único que se necesita para darle un giro inesperado al maquillaje.


Fragancias primaverales: aromas para no pasar desapercibida

Las familias olfativas que perfuman la nueva estación aportando frescura y sensualidad.

Decía Christian Dior que "el perfume es una seña de identidad femenina y el toque final de su estilo". Estamos totalmente de acuerdo y como estamos estrenando nueva estación nada mejor que renovar nuestro perfume y apostar por aromas atractivos, para dar un nuevo impulso a nuestra elegancia.

Pero la elección no es sencilla. Todos tenemos una piel particular y única. Es precisamente la química de nuestro cuerpo, en combinación con la fragancia, lo que dará como resultado ese aroma distintivo que nos acompañará en esta estación.

¿Cuáles familias olfativas son las más adecuadas? Los perfumistas afirman que en primavera triunfan las fragancias frescas y florales, que desprenden alegría y nos recuerdan a las plantas, al verde de los bosques y a la naturaleza en todo su esplendor.

Familias de temporada

  • Florales: son uno de los íconos por excelencia de esta estación. La lavanda transmite bienestar. Las rosas tienen un perfume característico por su matiz elegante y sofisticado. El jazmín y el azahar son frescos y muy reconocidos también en esta época del año.
  • Frutales: se destacan por su frescor y acidez. Este es el caso de cítricos como el limón, la lima, la bergamota o la naranja, muy comunes en esta época y también en el verano. Hay otras frutas como la manzana que se utiliza mucho en perfumes que tienen carácter primaveral.
  • Amaderados: es la familia que engloba aquellos perfumes en los que su nota definitoria es la madera: raíces, cortezas, resinas, hojas, musgo, piñas y arbustos inspiran estas creaciones. También son típicos de la primavera el característico olor de la tierra mojada o de la hierba recién cortada.

Consejos al elegirlas

  • No perfumarse previamente para evitar mezclar distintos olores que puedan interferir en la percepción.
  • Hacer una pequeña selección de las fragancias que más nos atraigan para probarlas en una tira olfativa.
  • Vaporizar a unos 20 cm. de distancia. Oler la tira a unos 2 cm. de distancia de la nariz.
  • Si la nariz está saturada hay que recalibrar el olfato. Se lo puede hacer oliendo nuestra propia piel en la parte interna del codo.
  • Probar en la piel. Vaporizar sobre la cara interna de la muñeca a unos 20 cm. de distancia.
  • No frotar las muñecas, este gesto tan habitual “rompe” las notas.
  • Volver a olerlo pasado un tiempo para ver cómo se desarrolla y captar nuevos matices para así tener la percepción de cómo quedará finalmente en nuestra piel.
  • Dejarse llevar por la fragancia. Inhalar profundamente, cerrar los ojos y pensar las sensaciones que nos transmite y cómo huele de forma única e irrepetible en nuestra piel.




Cómo planchar el pelo sin dañarlo

Consejos y cosmética para que quede lacio y brillante

Lograr un alisado perfecto tiene sus trucos. La mitad del éxito, tanto del peinado como del cuidado del cabello, es la calidad de la plancha. Lo ideal es elegir la que mejor se adapte a las necesidades de nuestra melena y de los peinados que deseamos conseguir.

El mercado ofrece una gran variedad de productos: podemos encontrar modelos de cerámica, de turmalina, de titanio, etc. Los precios son también muy diferentes. Un consejo: optar por una con temperatura regulable así será posible adaptarla al peinado elegido y al estado del pelo.

Otra parte muy importante del éxito del peinado es el tratamiento del pelo antes y después del planchado.

7 cuidados previos

  1. Primero, la hidratación. Lavar el cabello con una línea de nutrición intensa es fundamental para que esté bien preparado antes de comenzar a secar el cabello. Un buen cuidado capilar ayudará al secado y será esencial para evitar una deshidratación extrema que dejaría el pelo encrespado.
  2. Luego, el acondicionador. En estos casos es mejor utilizar uno que sea reparador, de esta forma será más fácil plancharlo y proteger el cabello de futuros daños.
  3. Aplicar un protector térmico. Aunque usemos productos como mascarillas, cremas, sérums y demás, ninguno de ellos puede suplir al protector térmico, más en los casos de pelo teñido o con mechas. Este producto crea una película protectora alrededor del cabello que lo protege en toda su longitud. Su uso reduce el daño de las altas temperaturas de las planchas y evita así que terminemos con el pelo seco, dañado, quebradizo y con las puntas abiertas. Existen distintos tipos: para cabellos secos, gruesos, porosos, finos y con rulos. Elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades.
  4. Secar bien el pelo. Ya sea que lo hagamos con el secador o al aire libre debemos asegurarnos de que no quede ni una pizca de humedad antes de pasar la plancha. Nunca planchar el pelo estando mojado, ya que es el momento en el que está más vulnerable y se puede dañar considerablemente.
  5. Desenredar antes de empezar. Así evitaremos que el pelo se parta al pasar la plancha.
  6. Para finalizar aplicar un par de gotas de sérum en medios y puntas con las manos, peinar con un cepillo si es posible con púas de jabalí una vez pasados 15 minutos desde la aplicación. Este producto tiene muchas funciones: brinda nutrición, protege el color si el pelo está teñido, fortalece la fibra capilar y potencia el brillo.
  7. Una vez por mes, hacerse un tratamiento reparador. Para elegirlo, hay que tener en cuenta qué tipo de cabello tenemos: graso, seco o mixto. Asimismo, es recomendable aplicar baños de crema hidratantes al menos una vez a la semana.

Recomendaciones con el uso de la planchita

  • Regular la temperatura. Indispensable para evitar futuros daños. En un cabello frágil la temperatura será de 120 °C a 150 °C; para el cabello fino resistente de 150 °C a 180 °C y para el cabello normal y grueso la temperatura será de 180 °C a 210 °C máximo.
  • Dividir el cabello en mechones pequeños y sostenerlo con pinzas así se podrá trabajar más fácilmente y obtener un mejor resultado. Una vez pasada la plancha por un mechón, procurar no volver a hacerlo hasta que se enfríe.
  • Comenzar por las raíces entre dos y tres veces antes de pasar a medios y puntas, en estas últimas insistiremos la mitad que en las raíces.
  • Elegir un peine de púas muy finas y juntas, ponerlo pegado a la plancha por la parte de abajo y deslizar lentamente de forma regular hasta el final del mechón.
  • Cuando el pelo esté lacio, ¡stop! Se tiende a pensar que cuantas más pasadas se aplican al cabello, mejor resultado, sin embargo, esto no es verdad. Hay que pasar la plancha la mínima cantidad de veces posible. El secreto está en hacerlo lentamente, así se necesitan muchas menos pasadas.
  • Evitar tocarse el pelo. No ponerse el cabello detrás de las orejas, ni clips, gomitas o pinzas hasta que no hayan pasado un mínimo de 4 o 5 horas tras haberlo planchado.
  • Una vez terminado tomar el secador y enfriar la melena direccionando el cabello hacia el suelo y utilizando los dedos como si fuera un peine.
  • Cortar las puntas secas y abiertas: son uno de los principales enemigos de la melena saludable. Por ello, es recomendable hacerlo cada 3-4 meses. De esa manera, el pelo podrá seguir creciendo con fuerza y de forma saludable.


¡Adiós mirada cansada!

Tratamientos para bolsas, ojeras y arruguitas

Cómo elegir los productos para erradicarlas de nuestro contorno de ojos.

A medida que avanzan los años aparecen las bolsas, las líneas de expresión se vuelven más profundas, y las ojeras se instalan bajo nuestros ojos. Su presencia nos puede dar un halo de tristeza, fatiga e incluso sumarnos años.

Lo que ocurre es que la piel del contorno de ojos es más fina que la de la cara, de allí deriva su sensibilidad, por eso los cuidados con productos específicos para hidratar, afirmar y descongestionar son la clave para mejorar su aspecto.

Tres enemigas

  • Las bolsas: son un abultamiento de la piel debajo de los ojos y se forman porque el párpado inferior pierde tonicidad, lo que genera adelgazamiento de la epidermis y flacidez. Algunas causas son la retención de líquidos y los factores genéticos. El cuadro puede empeorar si hay un excesivo consumo de sal.
  • Las ojeras: es la coloración oscura de la piel debajo de los ojos. Se debe a la producción excesiva de melanina y a la dilatación de los vasos sanguíneos. Puede generar una tonalidad azulada o violácea en las pieles más claras y grisáceas en las pieles más oscuras.
  • Las patas de gallo: son arrugas muy finitas que nacen a ambos lados de los ojos, en sentido horizontal. Se originan por los movimientos microscópicos y la tensión muscular que se producen con las expresiones faciales. También las causa la exposición a los rayos UV, porque el sol reseca la piel y daña el colágeno y la elastina.

Cosmética para combatirlas

La edad indicada para comenzar a usar la crema de contorno de ojos es a partir de los 25 años, aunque siempre dependerá de las necesidades y del tipo de piel. En el caso de las jóvenes conviene elegir productos que por su composición ayuden a hidratar, prevenir e iluminar. En el caso de pieles más maduras, optar por aquellos que contengan activos específicos antiedad o para el tratamiento de las bolsas. Algunos componentes a tener en cuenta:

  • Ácido hialurónico: en las ojeras muy marcadas es útil el uso de cremas a base de este componente y geles descongestivos. Los pads de gel frío son muy efectivos y se utilizan en forma de compresas, lo ideal es aplicarlos durante 10 minutos por la noche. Mejoran la tonicidad vascular, protegen la piel y la regeneran.
  • Vitamina E: tiene una acción antioxidante y rejuvenecedora.
  • Vitamina C: es ideal para combatir los signos de envejecimiento, mejorar la apariencia de las ojeras y actuar como pre-corrector.
  • Cafeína: ayuda a disminuir de forma drástica las bolsas y las ojeras.

Componentes según el color de la ojera

  • Si son azuladas: el contorno tendrá que ser rico en vitamina K. También la vitamina C y el retinol cumplen una función antioxidante y blanqueadora.
  • Si son oscuras y pigmentadas: utilizar contornos de ojos con ingredientes antioxidantes y despigmentantes. También se puede optar por la vitamina C porque trabaja el tono oscuro y aporta luminosidad a la zona.
  • Patas de gallo: se aconsejan los sérums específicos para esta zona con retinol ya que este activo evita que las células envejezcan de forma prematura y estimula la producción de colágeno. Eso sí, si se tiene la piel sensible es fundamental consultar su uso con un dermatólogo.

Todas estas fórmulas, vienen en distintas presentaciones: roll-on, a base de cremas, o sérums. Elegir la que nos resulte más efectiva y fácil de usar.



Desodorantes vs. antitranspirantes

Todo lo que debés saber para estar bien protegida

No son iguales, cada uno tiene distintos beneficios, sus pros y sus contras.

Transpirar es un fenómeno natural y necesario para la salud del ser humano. Se trata de un mecanismo de defensa del organismo, que necesita regular la temperatura corporal para que no exceda los 37 grados. Además, nos permite eliminar toxinas, ya que el sudor está formado por residuos, sales minerales y agua.

Sin embargo, por una cuestión estética necesitamos controlarla y para ello recurrimos a desodorantes y antitranspirantes. ¿En qué se diferencian estos productos tan cotidianos en nuestra higiene personal?

Ambos controlan el sudor, pero cada uno de manera diferente. Mientras que los desodorantes permiten ocultar el olor de la transpiración por medio de perfumes, los segundos limitan la secreción del sudor e inhiben el crecimiento de las bacterias, previniendo así los malos olores.

Características de cada producto

  • Desodorante: su objetivo es ocultar el mal olor y perfumar el cuerpo. Contiene ingredientes desodorizantes que evitan el desarrollo de bacterias y reducen incluso a los responsables de los malos olores a la vez que dejan una fragancia fresca y envolvente en la piel. Puede utilizarse en otras zonas del cuerpo que no sean las axilas.
  • Antitranspirante: contiene ingredientes desodorizantes que evitan el desarrollo de bacterias responsables de los malos olores gracias a su pH inferior. Su componente principal son las sales de aluminio, sustancias que reducen la producción de sudor en la zona aplicada. Su efecto suele durar entre 12 y 24 horas. No es recomendable ponérselo por todo el cuerpo, ya que la sudoración es un mecanismo para eliminar el exceso de calor del organismo y si lo aplicamos de esa forma se impide la transpiración.

Distintas presentaciones

  • Aerosol: es fácil de utilizar y proporciona una sensación de frescura inmediata. Puede contener alcohol o bien un polvo seco, que se aplica mediante un pulverizador.
  • Bolilla (roll-on): como su contenido es líquido, su aplicación se realiza a través de una bolilla. Su emulsión fluida se seca rápidamente y da una sensación fresca muy agradable. Contiene aceites emolientes, sustancias que facilitan la aplicación del producto y permiten que se deslice sobre la piel con suavidad.
  • Barra (stick): en este tipo de presentación los desodorantes y antitranspirantes vienen en estado sólido, aunque lo suficientemente blando como para permitir su aplicación. Es segura, práctica y no mancha la ropa. Posee sustancias emolientes para facilitar el deslizamiento del producto.
  • Crema: es un tipo de presentación suave, sin alcohol, ideal para las pieles más sensibles. En general, es más eficaz que los desodorantes en spray porque posee una fuerte concentración de sales de aluminio. Por eso, es aconsejable para las personas que sufren de una transpiración abundante.

Consejos para cuidar las axilas

El primer paso es utilizar un desodorante o antitranspirante que no contenga alcohol etílico. Es por eso que a la hora de elegirlo, ya sea en formato roll-on, stick o spray, asegurarse de que esté compuesto por ingredientes cuidadosamente seleccionados para no producir irritación en la piel.

Se aconseja efectuar una exfoliación semanal del área para eliminar las células muertas, toxinas, bacterias y partículas del ambiente.

Siempre aplicar abundante crema humectante varias veces al día. Son ideales las que contienen lactato de amonio, lanolina, ácido hialurónico y urea.

imagen

Gua Sha facial: La terapia oriental que rejuvenece

Mediante una piedra se realizan masajes que liberan toxinas y difuminan... Seguir leyendo

imagen

¡Adiós flaccidez!

Cremas reafirmantes corporales para llegar al verano con una piel firme y saludable. Seguir leyendo

imagen

Sérum facial: para qué sirve y cómo aplicarlo bien

Es un aliado imprescindible para hidratar la piel en profundidad, aclarar ... Seguir leyendo

imagen

Tatuajes: claves para mantenerlos impecables

Cuando empieza el calor quedan expuestos al sol y el agua, por eso, hay que cuidarlos más.

Llega la primavera y el verano y nuestra piel queda más descubierta, ideal para lucir un lindo tattoo. Sin embargo, es importante saber que hay que protegerlo frente a roces, sustancias y bacterias, ya que el riesgo de infección puede ser alto si no se toman las debidas precauciones.
La causa es que un tatuaje, ya sea pequeño o grande, es semejante a una pequeña intervención quirúrgica en la piel y, por eso, deben llevarse a cabo medidas de protección, sobre todo cuando empieza el calor y vamos a las piscinas o a... Seguir leyendo

Máscaras faciales: el secreto de una piel radiante

Superan el tono apagado y aportan luminosidad y nutrición.

La rutina diaria de higiene del rostro es un hábito esencial para mantener la piel saludable. Pero no basta solo con una limpieza al levantarnos y al final del día. Es muy importante que una vez por semana nos apliquemos una máscara, una aliada que nos permitirá obtener la mejor versión de nuestra epidermis.

En textura de crema, gel, arcilla o en sus versiones más modernas en papel, las máscaras faciales tienen muchas funciones: hidratación, limpieza, antigrasitud, efectos descongestivos y calmantes, iluminación o un efecto flash para un momento especial.

Existen distintos tipos: exfoliantes, purificantes, astringentes, hidratantes, nutritivas, reafirmantes, tensoras, descongestivas, para mejorar el tono, para dar brillo... Debemos elegirla de acuerdo a nuestro tipo de piel y si presentamos algún problema a corregir (acné, rosácea, fotoenvejecimiento, etc.).

Cómo aplicarla

  • Lo ideal es ponernos la máscara por las noches, cuando la piel se prepara para el descanso, con el rostro desmaquillado y limpio.
  • Debe aplicarse con un pincel, en una capa fina o directamente con la mano y dejar actuar el tiempo indicado en el envase. Evitar el área de los ojos, párpados, cejas y labios. Luego, retirar manualmente, con agua a temperatura ambiente o con un tónico facial.
  • Lo mejor es dejarla el tiempo necesario según las instrucciones del producto: cuando son fórmulas hidratantes, no hay peligro de sobreexposición, pero las máscaras purificantes y las exfoliantes deben usarse solo los minutos indicados para evitar deshidratar la epidermis.
  • Las máscaras versión velo se aplican directamente en la cara porque los principios activos están en un tejido ultrafino, que se adapta a la forma del rostro. Pasados 15 a 20 minutos, retirar la máscara y masajear el producto restante sobre el rostro y el cuello.

Soluciones para cada necesidad

  • Para pieles oleosas: conviene usar máscaras astringentes, que ayuden a regular la secreción sebácea. El fango o arcillas combinadas con activos descongestivos como hammamelis, caléndula o manzanilla dan excelentes resultados. El carbón activado es otra sustancia que actúa profundamente logrando la eliminación de impurezas y puntos negros.
  • Hidratantes: el ácido hialurónico es uno de los grandes aliados. Fortalece la piel, mejora su elasticidad y restablece sus niveles de agua. Otros activos, como el aceite de aguacate, aloe vera, extracto de pepino y vitaminas C, E y B3, también pueden devolverle a la piel su aspecto liso y aterciopelado.
  • Calmantes hidratantes: para la piel sensible o rosácea se recomienda una máscara descongestiva con extracto de camomila y ácido hialurónico, conocido por absorber hasta mil veces su peso en agua, calmar la piel y recargar reservas para mantenerla hidratada.
  • Antiedad: la mayoría de las máscaras antiage regeneradoras y antioxidantes poseen ácido hialurónico, vitaminas A, E, C, colágeno, péptidos, elastina y coenzima Q10. Recuperan la vitalidad, la firmeza y luminosidad de la piel. Además, afinan la dermis, la nutren y otorgan un aspecto más liso y suave.
  • Piel con impurezas: requiere una máscara con efecto peeling que limpie en profundidad, elimine las células muertas y las acumulaciones de sebo. Se recomiendan aquellas que contengan extractos de piña, papaya, kiwi y vitamina A.